Tite

Tite, seleccionador brasileño, terminó por los suelos en el gol de Coutinho.

El banquillo brasileño se volvió loco, con el técnico al frente, que sufrió hasta un empujón que le hizo caer.

Brasil celebró el gol a lo grande, porque el empate que hasta ese momento campeaba en el marcador le dejaba en una situación delicada. El gol de Coutinho liberó a Brasil.

 

Del encuentro

No existen las prebendas en el Mundial de Rusia para las favoritas, obligadas todas a sudar cada punto.

Ya lo ha comprobado Argentina, asomada al abismo, y también Brasil, salvada por la campana ante Costa Rica gracias a los goles de Coutinho y Neymar en el descuento.

Un agónico triunfo que le evita un lío monumental en la última jornada y que le deja muy cerca de la estación de octavos de final.

Tanta presión se sacudieron los cariocas que Neymar acabó llorando sobre el césped tras el pitido final. Una imagen que dará la vuelta al mundo.

No es Tite un seleccionador demasiado dado a las concesiones, olvidado y enterrado definitivamente el recuerdo del Brasil del 70, sacrificado el lucimiento en pos de la efectividad.

Se resiente así el juego y también el espectáculo, aunque la emoción de un Mundial y la intensidad con la que lo viven los aficionados cariocas es capaz de superar el peor de los tedios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here