Deportes

Noah Lyles, el nuevo rey de 200: más rápido que Bolt

Un chico sensible, amante de la pintura, hijo de atletas profesionales, es el nuevo bombazo de la velocidad larga. Se trata de Noah Lyles, un estadounidense de 20 años, que ganó el 200 de la Diamond League de Eugene con 19.69 (+2.0 de viento), mejor tiempo del año igualado con Munyai (otro talento precoz) y una marca más rápida en el doble hectómetro que Usain Bolt a su edad. A los 20, el Relámpago puso en 19.75 su tope en su distancia favorita. Lyles es veloz, pero hay más señales de que va a ser una estrella de futuro: ha ganado cuatro Diamond y tiene una zancada elegante de fácil desplazamiento.

Lyles, de Gainesville (Florida) ya comenzó su despegue en 2017 (19.90 con 19 años), pero una lesión en el tendón de la corva le impidió competir en la parte fuerte de la temporada y hacer los Mundiales de Londres. En septiembre, como examen de recuperación, volvió con 20.00 en la Diamond de Bruselas. “Fue una época difícil, en el que no podía correr y me dediqué a pintar, no tenía nada mejor que hacer”, decía el velocista, que graba con asiduidad vídeos en Youtube y que hizo un regalo especial su madre Keisha, por el día de la Madre: unas zapatillas de Adidas, con un dibujo con la firma de Noah. Más familia, su hermano Josephus, un año menor, ya ha corrido 45.03 en 400.

Profesional desde 2016 y estrella en la high-school, el velocista dibujante, que tuvo problemas con las alergias de niño y aún le duran, es todo desparpajo cuando se planta en la curva de 200 metros. Lo enseñó en la Diamond de Doha, en la que se impuso con 19.83 y lo rubricó en Eugene, en lo que podría haber sido un duelo con Coleman, que se autodescartó a última hora. La marca de Lyles, es junto a la de Munyai, la más rápida que se ha hecho en el mundo desde el 19.55 de Usain Bolt en 2015.

“La segunda parte de las carreras es mi fuerte. Cuando salí y vi que estaba por delante de todos, sabía que iba a hacer un tiempo muy rápido. La Prefontaine de Eugene es una de las carreras con las que soñaba desde pequeño”, contaba Lyles, al que ya se le coloca como otro candidato a llenar el vacío de Bolt. Munyai, el otro chico (de 20 años) que corrió en 19.69 en marzo, en altitud, pero que de momento no ha demostrado ser tan contundente como Lyles en grandes eventos. Sólo el efímero Xavier Carter fue más rápido que ellos a los 20 (19.63).  “No quiero hablar de tiempos, sólo quiero ganar carreras y le puedo decir que más lento no voy a ir”, señala Lyles.

Más allá del síndrome post-Bolt, Lyles es un nuevo exponente de la regeneración de la velocidad estadounidense que encarnan él, desde el 200, Christian Coleman(21 años), más explosivo y atleta más prolijo en 60 y 100, y Ronnie Baker, de 24 años y sorprendente ganador en el 100 de la Prefontaine Classic.

Comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top