comprar un coche

Comprar un coche nuevo puede ser una tarea difícil para muchos conductores, ya que el mercado de automóviles es muy amplio y ofrece unos rangos de precios muy distintos.

De hecho, uno de cada tres españoles quiere cambiarse el coche este año, según un estudio de Rastreator. Pero, además, los usuarios están de acuerdo con la premisa de que adquirir un vehículo nuevo es uno de los gastos económicos “más importantes en la vida”, según han confirmado los encuestados.

De este modo, parece ser claro que comprarse un coche es una de los proyectos vitales más difíciles. Estas son algunas de las preguntas que debemos saber responder antes de adquirir un vehículo nuevo, no solo para que no te engañen en el concesionario, sino para que no te engañes a ti mismo.

1. ¿Para qué quiero mi coche?

Has llegado a la conclusión de que quieres un coche. Pero, ¿para qué? ¿Cuántos días a la semana lo vas a usar? ¿Por donde lo vas a llevar? ¿Vas a necesitar llevar mucha o poca carga? ¿Llevas niños o perros? Todas estas preguntas merecen una respuesta para poder acotar la lista de opciones, ya que nos pueden a ayudar a resolver grandes dudas como el tipo de carrocería que queremos, las medidas del vehículo, la potencia que necesitamos, o algunos de los extras que nos podrían convenir.

2. ¿Diésel, gasolina, híbrido, o eléctrico?

Las opciones de motorización son cada vez más variadas. Si tu presupuesto es generoso, puede ser buena idea escoger un híbrido o eléctrico si vas a circular por ciudad. Si, por otro lado, quieres un coche sostenible sin tener que desembolsar una gran cantidad de dinero, el gas natural también puede ser una buena opción para el ahorro a largo plazo.

Si te decantas por las motorizaciones clásicas, el diésel y la gasolina siguen teniendo sus opciones en el mercado. Cada vez hay más usuarios que deciden cambiar su diésel por un gasolina ante las restricciones medioambientales que se están aplicando en las ciudades. De todos modos, para los recorridos interurbanos, el diésel puede llegar a ser correcto.

3. ¿Cuál es mi presupuesto?

Pocas personas tienen claro qué presupuesto quieren destinar a la compra de un coche nuevo. De todos modos, no es mala idea saber cuánto queremos y podemos gastarnos antes de acudir a los concesionarios, para poder acotar opciones y para que no nos intenten colar un vehículo que no necesitamos.

En el año 2016, los consumidores españoles se gastaron de media 16.800 € en la compra de un vehículo nuevo, según los datos de la Agencia Tributaria. Los precios pueden variar según los modelos, pero también las ofertas de marcas y concesionarios, que nos pueden llegar a favorecer mucho.

Ten en cuenta qué concesionarios vas a visitar, y qué marcas son las que mejor se adaptan a tu presupuesto.

4. ¿Me podría comprar un vehículo de ocasión?

Los vehículos de ocasión o de kilómetro cero son cada vez más populares en el mercado. Muchos compradores no piensan en que puede ser una alternativa viable para tus necesidades, cuando, en realidad, pueden ser la mejor opción para conseguir el coche que les conviene por un buen precio.

Para saber si el vehículo de ocasión es una buena idea o no para ti, debes pensar en cuando tienes pensado volver a renovar tu coche. Esto también te dará pistas sobre qué tipo de motorización necesitas. Por ejemplo, si quieres un coche que te dure el máximo de años posible, quizás no es buena idea apostar por un diésel, ya que los gobiernos están tratando de expulsarlos del parque automovilístico.

Piensa también en que hay marcas que tienen más y menos fiabilidad que otras. Las japonesas, por ejemplo, son las que muchas veces lideran los ránkings de las marcas que menos pasan por el taller. Por otro lado, fíjate también en los coches viejos que suelen circular por carretera. ¿De qué marcas son? Quizás esto también te dará pistas sobre los fabricantes con más longevidad.

5. ¿Qué extras necesito?

Otro clásico es dudar sobre qué extras queremos. Como siempre, tododependerá del uso que hagamos el coche. Por ejemplo, si vivimos en la montaña y solemos aparcar en calles con subidas, no es mala idea apostar por un asistente de arranque en pendiente; o si solemos descubrir zonas nuevas a menudo, quizás debamos apostar por el navegador. Es por ello que es muy importante saber para qué vamos a utilizar el coche.

La mejor opción es, si tenemos una pequeña cantidad para invertir en extras, es hacerlo con complementos que mejoren nuestra seguridad. Por ejemplo, los reposacabezas traseros son opcionales en algunos vehículos, y son clave para la salud de nuestras cervicales en un frenazo. Cada vez existen más elementos modernos como el asistente de frenada o de cambio involuntario de carril, que nos protegerán en diversas situaciones, y que merecen una pequeña inversión.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here