Tecnología

Facebook: los negocios que reciban más quejas se quedarán sin anuncios

Facebook basa la mayor parte de sus beneficios en su negocio publicitario y por ello ha decidido empezar a bloquear aquellas empresas que reciban demasiadas quejas.

Hoy en día, los anuncios son la principal fuente de ingresos de la mayor red social del mundo. Sin embargo, hasta 2012, Facebook no había sido capaz de demostrar que su plataforma podía producir dinero. Poco antes de su lanzamiento en bolsa, empezaron a plantear diferentes fuentes de negocio que no acababan de convencer al principio, pero finalmente llevaron a la empresa por el mismo camino que la gran mayoría de servicios online: el de la confianza casi exclusiva en la publicidad. De momento, todo un éxito en beneficios.

Para mantener los engranajes del complejo servicio de publicidad en funcionamiento, entre otras muchas medidas, es importante asegurarse que los usuarios tengan una buena experiencia con ellas. Al fin y al cabo, si los mismos productos publicitarios ahuyentan a los miembros de la principal comunidad social del mundo, Facebook se queda sin clientes.

Próximamente, Facebook permitirá a todos sus usuarios dar su opinión sobre los diferentes artículos que hayan comprado a raíz de un anuncio publicado en su plataforma. Cuando sus algoritmos detecten que se ha hecho click en un contenido publicitario y que se ha completado una transacción, la red social preguntará directamente al cliente cuál ha sido su experiencia final.

Facebook“¿Cuán satisfecho está con la compra que realizó en Tal Negocio?” o “Denos su opinión sobre la compra que hizo en Tal Negocio” son dos de las preguntas que Facebook planteará a sus usuarios

“¿Cuán satisfecho está con la compra que realizó en Tal Negocio?” o “Denos su opinión sobre la compra que hizo en Tal Negocio” son dos de las preguntas que Facebook planteará a sus usuarios en forma de notificaciones. El objetivo es poder aumentar la cantidad de feedback que necesita para valorar si sus anunciantes están desempeñando un buen trabajo o, al contrario, están frustrando mayoritariamente las expectativas de los compradores.

Si uno de estos negocios recibe demasiadas quejas, Facebook contactará con la empresa responsable para comunicárselo. Si la experiencia sigue siendo negativa para la mayoría de usuarios Facebook reevaluará las condiciones que tiene dicha empresa para contratar espacios de publicidad en su plataforma, llegando a disminuir sus opciones, cantidad de anuncios o, incluso, bloquear por completo su acceso al sistema.

Con esta iniciativa, Facebook pretende favorecer la mitigación de dos problemas que lleva arrastrando durante tiempo: por un lado, el aumento de la desconfianza que la red social y todos sus servicios está generando entre sus usuarios a raíz de las últimas polémicas, como la de Cambridge Analytica o la proliferación de noticias falsas.

Por el otro lado, el empeoramiento de sus datos de retención: el llamado engagement. Convertir Facebook en una plataforma de compraventa fiable no solo les permite abrir las puertas a otras líneas de negocio, sino que también aporta un servicio extra que los usuarios pueden valorar para decidir mantener su actividad en la red de Mark Zuckerberg.

Comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top