Adolescente

Sin embargo, el juez reconoció que probablemente el alolescente no cuente con esa cantidad de dinero.

Los adolescentes han estado haciendo tonterías para rebelarse desde que el primer organismo dijo “váyanse al diablo, mamá y papá” y se arrastró fuera del caldo primigenio para irse a tierra firme. La mayoría de ellos logra evitar ocasionar daños perdurables antes de que sus cerebros terminen de solidificarse y se den cuenta de que tal vez no fue una idea muy brillante tratar de matar a una chinche con fuego o remojar los tampones en vodka o cualquier tontería parecida, pero no todos los estúpidos adolescentes tienen tanta suerte.

A uno de esos desafortunados quinceañeros, en Oregón, por ejemplo, le han impuesto una multa por 36,6 millones de dólares por haber iniciado accidentalmente un incendio forestal masivo jugando con fuegos artificiales el pasado septiembre, informa el Oregonian.

Al parecer, el adolescente estaba paseando con algunos amigos cerca de Eagle Creek Canyon en Columbia River Gorge en septiembre pasado cuando sus fuegos artificiales ilegales provocaron que se desatara un incendio en el bosque reseco. Las llamas se extendieron rápidamente, destruyendo casi 20,000 hectáreas y llenando de cenizas a la cercana ciudad de Portland.

Liz FitzGerald, una excursionista que presenció cómo el adolescente y sus amigos se reían mientras arrojaban una bomba de humo y encendían el fuego, le dijo al Oregonian el año pasado que parecía que en ese momento el adolescente no tenía idea de lo que acababa de hacer.

“Le dije, ‘¿Te das cuenta de que acabas de iniciar un incendio forestal?’. Y el chico, que había estado filmando con su teléfono celular, dijo: ‘¿Pero qué se supone que hagamos al respecto ahora?’. Y le respondí, ‘¡Llamar al maldito departamento de bomberos!’ “.

“Hubo completa indiferencia”, continuó. “Fue extraño. Pensé, ‘No entiendes la magnitud de esto en lo más mínimo. No estás entendiendo nada en absoluto'”.

Probablemente lo entiende ahora. El lunes, el juez John A. Olsen ordenó que el adolescente, cuyo nombre no se ha revelado, pague un total de $36,618,330 dólares en restitución a las víctimas del incendio forestal, incluidos los residentes que perdieron sus hogares, y los departamentos estatales y federales que lucharon por apagar el fuego. Aunque Olsen reconoció que, bueno, el adolescente probablemente nunca podrá pagar esa gran suma de dinero en su totalidad, la millonaria multa “es claramente proporcional a la ofensa porque no excede los daños financieros causados por el joven”, escribió en su opinión.

El abogado del adolescente, Jack Morris, le dijo a el Oregonian que, si bien es cierto que el incendio causó daños que probablemente asciendan a decenas de millones de dólares, “es difícil imaginar algo con menos sentido que ordenar que un adolescente pague $36 millones de dólares en restitución”.

Junto con la enorme multa, el adolescente tendrá que hacer 1,920 horas de servicio comunitario con el Servicio Forestal y escribir cartas de disculpas a todas las personas afectadas por el incendio, junto con cinco años de libertad condicional. Probablemente pasará su predecible futuro tratando de pagar su error de millones de dólares, pero incluso si de alguna manera logra juntar los $36,6 millones, ninguna cantidad de dinero puede compensar el daño causado por el incendio al bosque y el hábitat circundante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here